“ESCRIBENOS UN POEMA”

PARA

RICARDO Y Mª. Luisa

  

Hace tres meses, al atardecer,

Paseando por nuestra playa,

Pisando nuestra arena fina,

El mar estaba en calma.

 

No sé como se inició,

O quizá fueron las simples frases,

¿Dónde has encontrado ese lindo caracol?..

justo donde empezó nuestra conversación.

 

Nuestra pequeña perrita enseguida les gustó,

Él seguía sus juegos,

En sus ojos se reflejaba amor.

 

Luego vino otra frase que Mª. Luisa tarareó:

“Tú tendrás caracoles de mis huertos”,

y a las dos semanas sucedió,

no solo trajo una ración,

sino un saco completo.

¡Me alucinó!.

 

La amistad nació

Como el lugar y el momento,

Ella lo demostró a los pocos días,

Cuando preocupada me llamó,

Después que me alejé,

De mi casita de madera querida.

 

Se llaman: Mª. Luisa y Ricardo,

Como cristales transparentes,

Resplandecen sus ternuras,

Su casa tiene los aromas,

De las flores, azucenas y rosas.

 

Son personas de una inmensa grandeza,

Exquisita combinación de amor,

Donde reina la nobleza

Sus corazones nos demuestran su belleza.

 

 Nos han mostrado su cariño y comprensión,

Lo que más vale para nuestro corazón,

Pasar unas horas con ellos,

Vale más que otra emoción.

 

Desde que saben nuestro duelo,

Muestras su preocupación,

No entienden como nosotros,

Por qué nos están destrozando nuestra ilusión?.

 

Cuando después de comer,

Aturdidos, amargados, pero callados,

La voz de Ricardo sonó como una bella melodía:

 

“Yo tengo y puedo dejaros,

un verde, pero pequeño prado,

donde podéis poner vuestra linda casita,

y así nunca nadie podrá echaros”.

 

Grego y yo nos miramos sorprendidos,

Maravillados y extasiados,

Contemplando aquel rostro

Por nosotros preocupados.

 

Esa ofrenda fue un tesoro,

El mayor que nos han dado,

Pues no era el prado en ese momento,

Sino el regalo de las palabras de Ricardo.

 

No tiene precio, ni medida,

Lo mismo hizo unos días después Mª. Luisa,

Al enseñarnos sus prados en Langre,

Asomando de nuevo a nuestros labios sonrisas.

 

A veces no sé escribir,

Todo lo que mi corazón me dicta,

Me gustaría ser ahora mismo la mejor poeta,

Para poder reflejar en líneas escritas,

“Es un orgullo conocer personas,

con vuestra gran belleza”

 

 Los Tesoros mejor guardados,

Suelen estar en grandes arcones,

Pero los vuestros relucen,

Cuando os asomáis a los balcones.

 

Dicen: que cuando Dios cierra una puerta,

Abre otras grandes e inmensas,

Quizá en esta ocasión lo ocurrido,

Ha motivado nos abráis la vuestra.

 

En estos días duros de perder nuestra casita,

Porque por encima de todo está nuestra perrita,

Aunque no podamos hacer,

El uso de vuestra maravillosa ofrenda,

Nos habéis demostrado con hechos,

Que estáis con nuestras penas.

 

Hay muchos senderos donde caminar,

Hay grandes curvas donde girar,

Hay maravillosos paisajes donde mirar,

Pero lo mejor de todo:

 Esperamos y deseamos

Tener siempre vuestro cariño y amistad.  

@ Katy Domínguez Gómez

 

6 de Septiembre de 2002

                        Isla-Santander-Cantabria