ACANTILADOS SOBRE MI MAR

DECLAMADO POR ASTIR CAR

 

Ávida por contemplar y deleitarme,

paseando entre riscos y acantilados,

senderos que suben por las montañas

para alcanzar las cimas y ver el Océano.

 

Siguiendo los pasos, tras el ser amado,

experto, dueño, Señor de los caminos,

sentados en cualquier roca inmensa,

unidos por los mismos sentimientos

admiramos el paisaje, callados, en silencio

incapaces de apartar los ojos de lo inconmensurable.

 

No hay palabras, ni pintura,

que reflejen con exactitud tanta hermosura,

se expresa mejor callando,

hablando con nuestro propio universo.

 

Silencio roto por el canto angelical,

sonidos majestuosos de las olas contra el viento,

profundidades de rocas gastadas por la erosión del tiempo,

¡cuánto ocultan los lugares internos!

Si esas piedras pudieran hablar,

me contarían bellas historias, de “Amor, pasiones y Fuego”.

 

Fantasía popular, leyendas de pueblos y razas,

pertenecen a todos los tiempos,

porque donde haya seres humanos llenos de amor,

siempre existirá la esperanza, luchando contra el dolor.  

@ Katy Domínguez Gómez

todos los derechos reservados en la Sociedad de Autores

de Madrid-España